Cultura del té en el Tibet

El té en el Tibet

El Tibet, al ser una región asiática e inmersa en el Himalaya, es por decantación una zona muy afecta al té. Por supuesto que allí tienen sus propias costumbres. Por ejemplo, el de beber un té al que llaman Po Cha que contiene leche y mantequilla y también poseen sus reglas de protocolo. Conoce un poco más de la cultura del té en el Tibet, una zona repleta de montañas, bueyes y frío.

La Camelia sinensis, la planta de té, originalmente se cultivaba en Asia pero con el tiempo ha ido extendiendo a diferentes partes del mundo.

Actualmente se produce en muchos países de diferentes latitudes, lo que hace posible disfrutar de una amplia variedad de tés de origen.

El té en el Tibet tiene un amplio recorrido. Está inmerso en los montes del Himalaya, que suelen ser muy propicios para la elaboración del té. Es normal, entonces, que se beba mucho té en aquella zona.

Los tibetanos son muy aficionados al consumo de té y debido a la dureza del clima y la altitud es que han creado su propia y única manera de beber y preparar el té.

Por ejemplo, una de las maneras de consumir el té que tienen en esa región es beberlo mezclado con el mantequilla, sal y también leche, haciendo algo que ellos llaman Po Cha. Esta es una bebida ideal para el frío. Se emplea té negro convencional y se lo mezcla con los ingredientes ya citados. ¿Conocías esta particularidad del té tibetano?
Te con leche
El té con mantequilla se sirve a los huéspedes. Este té lleva un largo y complicado proceso de elaboración. El té negro de ladrillo se hierve hasta que alcanza el sabor correcto. Luego se quitan las hojas y el té se pone en una mantequera de madera con agua hirviendo, sal y mantequilla de yak.

Luego, con mucha delicadeza se mezclan bien los ingredientes hasta que la mantequilla quede bien derretida. El líquido resultante se vierte en un hervidor de agua donde se calienta nuevamente para luego servir.

Es esencial emplear leche de dri que es la hembra de ese animal llamado yak que ocupa la zona tibetana.

Otra forma muy particular de preparar el té por aquellas latitudes es hacerlo sobre la base de leche. El té a la leche o té endulzado, es una imitación de té inglés y del té de la India, pero su proceso de elaboración es único.

El té, la leche y el azúcar se hierven juntos al mismo tiempo. Por lo cual al ser preparado de esta manera, el té tiene un sabor claramente tibetano. Los tibetanos han estado bebiendo leche de té por más de 100 años. ¿Qué te parece la receta?

Otra de las costumbres que tienen en ese lugar con respecto al té tiene que ver con las reglas de protocolo. Por ejemplo, hay una muy ligada a la tradición. El anfitrión sirve al invitado un vaso de vino de cebada. Este debe mojar un dedo tres veces y hacer un gesto, en honor a Buda, Dharma y Sangha.

Luego, la taza de té será llenada en dos ocasiones y tendrá que ser terminada para que no sea una muestra de desprecio.

Para terminar este complicado ritual, el anfitrión le regalará una botella de vino al huésped, pero antes deberá beberse un vaso y terminarlo para no deshonrar el regalo. Toda una tradición ancestral.

Si te gusta probar nuevas recetas y formas de preparar el té, puedes tomar como guía las preparaciones tibetanas y experimentar... ¿Te parece?

¿Has bebido té a la tibetana?

Gráfico de la encuesta: ¿Has bebido té a la tibetana?

Sí, lo he bebido

6

No lo he probado

3

Me gustaría probarlo

7

¿Te ha gustado?

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Cultura del té en el Tibet"

Comenta en Google+