Consejos para conservar y almacenar el té

Cómo conservar el té

La conservación del té no es un detalle menor a la hora de hablar de esta milenaria bebida. Cada una de sus variedades soporta diferentes tipos de conservación y ciertos tiempos de vida, que no son comunes a todas, sino que responden a cuestiones específicas. Aprende cómo conservar el té de una manera correcta, para no llevarte ninguna sorpresa cuando vayas a beberlo.

La vida de duración del té tiene un tiempo determinado según la variedad que se utilice. Pero mucho de esto tiene que ver de acuerdo a su correcto almacenamiento y conservación. No todos los tipos de té soportan la misma cantidad de tiempo ni se guardan del mismo modo.

Por ejemplo, el té negro tiene una vida útil mucho mayor que la del té verde que, al ser más fresco y con menos procesos, no soporta tanta duración. Algunos tés con flores pueden ponerse feos en un mes, pero todo lo contrario sucede con el té rojo pu-erh, que aumenta sus cualidades con el correr del tiempo.

La gran mayoría de los tés verdes son en los cuales hay que poner principal atención. Estos en menos de un año pueden comenzar a ponerse en mal estado, perdiendo su frescura y cualidades. Por esto mismo lo mejor es guardarlos en bolsas que permitan un sellado al vacío. En el caso del té verde incluso es recomendable guardarlos en el refrigerador para que no sufra cambios bruscos de temperatura.

Créditos de la imagen


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Consejos para conservar y almacenar el té"

Comenta en Google+