Proceso del té para exportar

Tratamiento o procesamiento del té

Al contrario que el café, que se importa como café verde y recibe su procesamiento final en el país donde se va a consumir, el té se procesa en la plantación del país de origen y se exporta en su formato final.

hojas de té verde Las fases más importantes de su tratamiento (en lo que respecta a la producción del té más ortodoxa) son:
  • Marchitación
  • Apisonamiento
  • Fermentación
  • Secado
  • Clasificación (según grados)
Veamos en qué consiste cada una de estas fases:
  1. Marchitación: Cuando las hojas frescas llegan a la fábrica, son pesadas para tener un registro de la cantidad recolectada. A continuación, el proceso de marchitación comienza cuando la humedad contenida en las hojas se reduce alrededor del 30% con el objetivo de que las hojas estén más blandas y flexibles para la siguiente fase.

    La marchitación tiene lugar en una especie de canales de 25 a 30 metros de longitud, cubierto por una malla de alambre y ventilado con ventiladores de gran tamaño. Las hojas se extienden sobre la red. La temperatura del aire incluso puede ser caliente en caso de que las hojas contengan mucha humedad. Este proceso dura de 12 a 18 horas.
  2. Apisonamiento: En esta fase, las hojas marchitas de té pasan por los rodillos de una gran máquina. Esta máquina está formada por dos grandes y pesados platos metálicos que rotan uno contra otro y, de este modo, rompen las células de las hojas, entrando en contacto los fluidos de las hojas con el oxígeno del aire. Esto da lugar a la fermentación así como al desarrollo de aceites esenciales, que son determinantes en el aroma del té.

    El té, una vez que ha pasado por los rodillos y ha empezado a fermentar, es llevado a la habitación de fermentación. En algunas fábricas el té es triturado. En esta habitación, el té se mueve lentamente alrededor de un cilindro que rota lentamente con el objetivo de introducir oxígeno y acelerar la fermentación.
  3. Fermentación: La fermentación es el proceso de oxidación y teñido de los fluidos de las hojas del té que han sido liberados en la fase anterior. Para la fermentación, las hojas son extendidas en mesas en capas de 10 cm. En las fábricas modernas, se pulveriza agua desde los ventiladores para aumentar la humedad de la sala donde la fermentación se va a llevar a cabo. Durante la fermentación (aproximadamente 2 ó 3 horas), las hojas de té cambian su color, que gradualmente se va convirtiendo en cobre-rojizo. Este color lo volveremos a ver en las hojas húmedas cuando realicemos la infusión.

    El fabricante de té necesita monitorizar constantemente el grado de oxidación, especialmente en lo que respecta al aroma de las hojas húmedas.

    La calidad del té final depende en gran medida de una correcta fermentación.

    Es importante matizar que el té verde no es fermentado, es decir, no pasa por este paso del proceso de producción. El té verde, después de la marchitación, pasa por un tratamiento de vapor, destruyéndose los enzimas y el proceso de teñido del té. Posteriormente pasa el proceso de apisonamiento y secado. Esto asegura que las hojas no son coloreadas cobre-rojizo como el té negro sino que mantienen un color verde-oliva. La infusión varía dependiendo de la variedad, área de cultivo y periodo de recolección de las hojas y puede ser de color amarillo claro hasta verde oscuro.
  4. Secado: La fermentación termina cuando se alcanza el grado de fermentación deseado (por ejemplo, en el momento en el que un té ha desarrollado su típico aroma y color rojizo, el té es secado). Para la fase de secado, se utilizan secadores de niveles alimentados por madera o petróleo.

    Las hojas se mueven a través de una cinta transportadora. La temperatura del aire es de 90ºC, fijando firmemente los fluidos a las hojas. Después de aproximadamente 20 minutos, la temperatura desciende a 40ºC y la humedad contenida en las hojas es de aproximadamente el 6%. Posteriormente, cuando el té sea infusionado, el fluido celular (que está fijado en las hojas secas) será liberado en el agua caliente produciéndose una aromática y embriagadora taza de té.
  5. Clasificación: El té negro, una vez que es secado, se criba para clasificar las hojas por tamaño. Dependiendo del tamaño de la criba son generalmente clasificados en los siguientes grados:
    - Té de hoja entera
    - Té de hoja rota
    - Té triturado
    - Polvo de té
Generalmente, cuanto más pequeña es la hoja de té, más fuerte es la infusión que se obtiene.

El té es un producto natural que, a través de la eliminación de la humedad de la hoja, se consigue que sea muy duradero. Se recomienda almacenarlo en un lugar fresco y seco. El té mantiene su sabor original si se guarda en un recipiente bien cerrado, lejos de fuertes olores.

Algunos articulos relacionados que te pueden interesar
Félix  Cisneros Rodriguez


Administrador desde el 2008 de Cafetearte y experto degustador de infusiones de la mejor calidad.


2 Comentarios en "Proceso del té para exportar"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

¡Cargando los comentarios!
Charles

Interesante y didactico.

Florencia

Consulta, cuanto es el costo de producir saquito de te saborizado?


Escribe tu comentario en "Proceso del té para exportar"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://te.innatia.com/c-produccion-te/a-proceso-del-te-para-exportar.html